CLAUDIA ORTEGA

Hola, me llamo Claudia Ortega Olivares.

 

Nací un lluvioso once de octubre de 1995 en Benidorm, lo cual es raro ya que en Benidorm siempre hace buen tiempo. Desde pequeña me ha gustado mucho leer, escribir y el teatro así que, dejando a un lado el pequeño periodo de tiempo en el que quise ser granjera, siempre he tenido claro que quería estudiar arte dramático. Empecé en las clases extraescolares de teatro en el colegio y más tarde en la escuela municipal de teatro de Benidorm (TMT, producciones Mascarat) hasta que el verano de 2013, después de graduarme en el instituto, vine a Madrid para formarme como actriz y, por alguna extraña casualidad, acabe en Hortaleza, un barrio muy familiar, lleno de abuelitos afables. En Hortaleza, he dejado atrás los festivales del colegio, los angelitos, a Wendy y las pastorcillas para empezar a entender a Tennessee Williams, a Shakespeare, a Bruckner y su enferma juventud, a escuchar y ver donde antes no lo hacía y a ir adquiriendo

poco a poco criterio para plantarle cara a todas las Bernardas. Aquí, en la Manada, recibo una gran formación en la que, día a día, aprendo que el

esfuerzo es la base del trabajo.