SUNSHINE

Una bailarina erótica. Un conductor de ambulancias. Una langosta. Y toda una noche por delante...

sunshine mastrosimone carlos silveira

Esta no es la típica historia de chico conoce a chica. Él se llama Nelson, conduce una ambulancia y odia su trabajo. Ella se llama Sunshine, trabaja en una cabina erótica y huye de su marido. Él vive entre cajas y recuerdos esperando una llamada de teléfono. Ella ha perdido un tacón y tiene una langosta como mascota. Juntos pasarán una noche de tormenta que lo podría cambiar todo.


¿DE QUÉ VA?

sunshine monica miranda luis sorolla
Mónica Miranda y Luis Sorolla en Sunshine (2014-2015)

 

 

Sunshine es una comedia diferente

 

Huyendo de su marido, Sunshine (Mónica Miranda) consigue refugiarse en el apartamento de un desconocido, Nelson (Luis Sorolla), cuyo mundo pondrá patas arriba. Sunshine no es la típica princesa y Nelson no es el clásico príncipe azul de las historias de amor. De hecho, ninguno de los dos quiere una historia de amor

 

De la noche que pasan juntos surgirá un conflicto y una conexión entre dos seres únicos, que en sus profesiones atienden a los necesitados y que han construido unos muros a su alrededor para protegerse de lo que los rodea. Estos muros se irán deshaciendo conforme avanza la obra, dándoles una última oportunidad para tener una conexión real y sincera con alguien, o cerrarse en banda para siempre.

 

William Mastrosimone combina con maestría el dinamismo y la energía de una comedia hilarante con momentos de profundidad que nos muestran la vulnerabilidadde sus personajes y nos invitan a reflexionar con ellos. Sunshine es una comedia que habla de cómo nos relacionamos entre nosotros, de cómo nos defendemos de los demás, de la comunicación entre las personas o, mejor dicho, de la ausencia de ella en nuestra sociedad.

 

En palabras del propio autor:

 

"Sunshine habla del terror que nos produce la intimidad".


¿QUÉ HAY DETRÁS DEL CRISTAL?

sunshine mastrosimone mónica miranda
Mónica Miranda y Enrique Cervantes

 

Miedo.

 

Miedo al futuro. Miedo del pasado. O del presente. Miedo del otro. Miedo de nosotros mismos. Miedo a no ser lo que éramos. Miedo a no ser lo que deseamos. Miedo a conocernos. Miedo a conocer al otro. Miedo a enamorarnos. Miedo a no estar a la altura. Miedo a que nos abandonen. Al dolor. Al vacío. A la convivencia. Al contacto. Al amor. Al sexo. A la identidad: la propia y la ajena.

 

Miedo.

 

Una chica joven, bonita, que triunfa haciendo números eróticos para clientes solitarios, conoce a chico conductor de ambulancias, misántropo, desengañado, marchito por una relación que le ha consumido. El típico chica conoce a chico, pero distinto. Más oscuro. Más áspero. Más real. Podríamos tratarlo como una comedia romántica, ligera, pero no es exactamente eso. Mastrosimone  nos habla de nosotros y de nuestra relación con lo íntimo. El hombre es un animal confundido en una gran paradoja: anhela el contacto, pero le da pánico.

 

Internet y con ello las redes sociales han ayudado a crear  "las relaciones cibernéticas con preservativo". Esto es: facebook y demás nos ponen en contacto con cualquier persona del mundo, somos mucho más sociales que nuestros padres y abuelos, estamos conectados. Pero separados por una pantalla de ordenador, eligiendo cuidadosamente el nivel de acercamiento con el que nos sentimos cómodos. Igual que nuestra chica, la que trabaja en el Club Paraíso para clientes solitarios. Baila para los clientes detrás de un cristal, en una ilusión de contacto real. Igual que nuestro chico, que se esconde de sus pacientes a través de la indiferencia. Porque el contacto es placentero, sí, pero demasiado contacto quema. Mancha. Hace daño. Las personas terminan por acorazarse. Por "acristalarse". 


EQUIPO

SUNSHINE Mónica Miranda
NELSON Luis Sorolla
ROBBIE Enrique Cervantes
AUTOR William Mastrosimone
DIRECCIÓN Carlos Silveira
AYTE. DE DIRECCIÓN Irina Lérida
ESPACIO ESCÉNICO Y SONORO La Manada
ILUMINACIÓN La Manada
ESCENOGRAFÍA Silvia Romero
FOTOGRAFÍA Pablo Coca
DISEÑO GRÁFICO Anaïs Egea
PRODUCCIÓN Pablo Coca
AYTE. PRODUCCIÓN Irina Lérida



 


GALERÍA